Mujeres independientes y felices

//Mujeres independientes y felices

Mujeres independientes y felices

La semana pasada tuve la fortuna (buscada, por otra parte) de conocer y relacionarme con nuevas y otras ya conocidas mujeres para seguir creciendo y avanzando a nivel individual y colectivo. Concretamente, asistí al I Foro Andaluz de Empresarias y Profesionales, organizado por la Asociación Foro de Empresarias y Profesionales de Córdoba .

A lo largo de los dos días del Foro, se celebraron diversas mesas redondas, en las cuales se pusieron de manifiesto algunas realidades respecto a las dificultades que encontramos las mujeres para la conquista de una verdadera conciliación familiar y laboral. Dificultad que tiene que ver no sólo con los condicionantes sociales y empresariales, sino también culturales y éticos que propicien un cambio de mentalidad y de valores. En ello, el papel del hombre es fundamental, por cuanto la conciliación llegará cuando realmente el hombre asuma la corresponsabilidad en cuanto a las tareas domésticas así como al cuidado de las personas dependientes (hijos/as, abuelos/as).

De entre las barreras psicoemocionales que encuentra la mujer, se habló de la culpabilidad que sentimos las mujeres cuando nos permitimos emplear nuestro tiempo en tareas tanto de tipo laboral como, específicamente, en otras que entendemos son “para nosotras” propiamente dichas.

Sin embargo, es necesario, en mi opinión, experimentar ese espacio/tiempo para nosotras para podernos dar cuenta que todo aquello que emprendamos en pro de nuestro bienestar, lejos de quitárselo a nuestra familia, revertirá positivamente sobre ellos, pues estaremos contribuyendo a nuestra propia felicidad, y eso es algo que nos beneficiará no sólo a nosotras sino también a las personas que tenemos más cerca: hijos, pareja, etc.

Esa fue una de las conclusiones que se generaron el pasado viernes 20 octubre en Córdoba, dentro del Circulo de Mujeres: grupo de desarrollo personal , que comenzó su ciclo de encuentros quincenales  y que tuve el honor de facilitar, en el cual nos dimos cita un pequeño grupo de mujeres para compartir y vivenciar un tiempo de expresión, liberación, contacto emocional, comunicación y autoindagación, y que nos dio la oportunidad de experimentar el contraste entre el estado inicial, con la presencia, en algunos casos, de esa culpabilidad arriba mencionada, algunas bajas de última hora, etc, con el estado final logrado por las asistentes, de alegría, relajación, confianza, junto a un sentimiento de unión, empatía, pertenencia y solidaridad.

Es, por tanto, necesario que nosotras, mujeres, hagamos esta conquista personal de nuestra independencia, asumiendo la responsabilidad que tenemos en el logro de nuestro propio bienestar y felicidad, procurándonos espacios y tiempos que contribuyan a ello, que nos alimenten el alma, que nos devuelvan la confianza, que nos recarguen las pilas, donde poder soltar y liberar emociones, cultivar lo que nos hace vibrar (cantar, bailar, etc) y poder recuperar el sentido de “tribu” para, así, regresar a nuestras vidas más plenas, libres y felices.

 

 

Por | 2017-10-25T13:40:02+00:00 octubre 25th, 2017|Blog|Sin comentarios

Deje su comentario