5 claves para iniciar curso escolar y no morir de estrés en el intento

//5 claves para iniciar curso escolar y no morir de estrés en el intento

5 claves para iniciar curso escolar y no morir de estrés en el intento

Muchas son las familias que en septiembre y octubre se ven afectadas por el estrés que genera el cumplimiento de horarios y de tareas que lleva aparejado el inicio de un nuevo curso escolar. Tal vez para nosotros, como adultos, sea más fácil cambiar del modo “vacaciones” al modo “trabajo”(y eso con una buena dosis de racionalización y pesar) , pero no ocurre igual con nuestros pequeños que carecen tanto de reloj interno como de nuestro nivel de responsabilidad para poder cumplir con las exigencias que lleva asociado este comienzo de curso.

¿Cómo hacer, entonces, para no morir de estrés en el intento y, sobre todo, no “matarlos” a ellos? Aquí tienes cinco claves:

  1. Amabilidad y comprensión: El escenario del comienzo de curso nos brindará numerosas situaciones donde la prisa y la crispación nos puede llevar a discusiones y enfrentamientos. Será necesario, pues, que mantengamos una actitud de gran amabilidad y comprensión, no sólo hacia los otros miembros de nuestra familia, y en especial, hacia nuestros pequeños, cuya vivencia es hartamente distinta a la nuestra ( quién no ha discutido con su pequeño/a por la mañana al verlo jugar tranquilamente antes de ir al colegio, ajeno al reloj mientras tú te afanabas en preparar tu ropa, la suya, el desayuno, la merienda del cole…¡empatiza!: es un niño/a, libre aún de la esclavitud del tiempo. Controla tus pensamientos y creencias más inconscientes: no hay ninguna intención oculta en sus acciones, tu hijo/a no quiere “explotarte”, simplemente está inmerso en su mundo infantil de juego y despreocupación. Es tu responsabilidad como adulto/a controlar tus pensamientos y emociones. Recuerda que estás educándolo y la mejor enseñanza es el ejemplo). Puedes enseñarle a cooperar e ir asumiendo responsabilidades pero con una buena dosis de amabilidad y empatía. Si hace poco que has aterrizado en la experiencia de la maternidad, te recomiendo la lectura del libro de Laura Gutman “La maternidad y el encuentro con la propia sombra” que para mí fue en su momento -gracias a la recomendación de mi querida Gloria García de Esplingo Coaching- de grandísima ayuda para entender que los hijos no vienen a complicarnos la vida sino, muy al contrario, a darnos la oportunidad de conocernos mejor y superarnos.
  2. Flexibilidad: Toma conciencia de la imposición rígida de tus creencias y expectativas. Tal vez sea necesario, en muchas ocasiones, apearte de tus ideas (ideales) de cómo deberían desarrollarse los hechos para fluir flexiblemente con el desarrollo real de las situaciones en tu vida. Recuerda las palabras de John Lennon “La vida es aquello te va sucendiendo mientras te empeñas en hacer otros planes“. Deja espacio, pues, a lo imprevisto y hazte consciente de que en la escena cotidiana tú eres sólo un/a actor/actriz pero hay otros personajes en juego creando la trama.
  3. Comunicación y escucha: Agudiza tu capacidad de escucha para saber cómo están viviendo los demás miembros de la familia este comienzo de curso. Es importante, por lo tanto, que como padres procuréis momentos de comunicación en familia y en pareja. Será el momento de poder ir más allá de lo que ocurre en ese escenario para indagar en los sentimientos y estado de cada uno. Además, es la vía para llegar a pequeños acuerdos para una mejor organización, reparto de tareas, etc.
  4. Calma: Se trata, sin duda, del primer ingrediente para poder conseguir todo lo demás. Cuando logres mantener la calma, estarás más preparado/a para la escucha, la flexibilidad, la empatía, etc. Tómate pequeños “respiros conscientes” a lo largo del día, haz una respiración profunda antes de reaccionar. Comprobarás si lo haces cómo tus respuestas se vuelven más lúcidas y amables, contribuyendo a mantener una atmósfera de respeto en el hogar. Podéis incluso, buscar algunos momentos para realizar pequeñas prácticas de yoga y meditación en familia o bien para tu práctica individual (comprobarás con esta, también, cómo estarás más capacitado/a para relacionarte con tus hijos y tu pareja más tranquila y con mejor sentido del humor). Si te sirve de ayuda, aquí tienes algunos libros y materiales que pueden servirte como recursos para este fin y que hace un par de meses recopilé en otra entrada de mi blog titulada 11 libros y materiales de desarrollo personal y Mindfulness.
  5. Ocio saludable: Que se haya terminado el verano no significa que no podáis seguir disfrutando de algunas actividades de ocio en familia. Elige aquellas que os proporcionen bienestar y relajación, tales como actividades en la naturaleza, salidas al campo, actividades físicas en familia, como un paseo en bici, o talleres destinados a familias como el Taller de Mindfulness y Creatividad en familia que tendrá lugar el 11 de noviembre en Córdoba.

En conclusión,  escapar del estrés del inicio de curso está en nuestras manos. Sólo es cuestión de hacernos conscientes y responsables de la actitud con la que nos enfrentamos a ello. Por nosotros mismos y por nuestros pequeños merece la pena intentarlo…Ahora sí, ¡Feliz Curso 2107/2018!

 

Por | 2017-12-03T21:15:34+00:00 octubre 9th, 2017|Blog|Sin comentarios

Deje su comentario