7 claves para ser tu propio/a coach

/, Uncategorized/7 claves para ser tu propio/a coach

7 claves para ser tu propio/a coach

Tomar conciencia de las propias dificultades es el primer paso para poner medios hacia la propia evolución y crecimiento personal. En ese proceso, es sano y necesario contar con el acompañamiento, asesoramiento o ayuda de personas especialistas o expertas en la materia. Con todo, el buen profesional te hará descubrir todos los recursos y herramientas que ya existen en ti para que puedas desplegarlas y ponerlas al servicio de tu Vida.

Teniendo en cuenta lo expuesto, un proceso de autocoaching permite a cualquier persona, casi de forma inmediata, tener una visión más abierta, plural y flexible de todo lo que le rodea poniendo el acento y la responsabilidad en sí mismo a través del cultivo de ciertas actitudes, entre las cuales podemos destacar 7:

  1. ACTITUD POSITIVA

Se trata de afrontar la vida con una actitud de búsqueda y de compromiso con uno mismo, no centrándose en los resultados o en lo externo (sometido al cambio continuo y a múltiples factores que escapan a nuestro control), sino enfocado en el propio propósito de vida, aprovechando la trayectoria vital en favor del crecimiento personal y profesional con confianza y responsabilidad.

Como decía mi admirado José Saramago “Se llega a un punto en que no hay nada más que la esperanza y entonces descubrimos que aún lo tenemos todo” (José Saramago)

2. CURIOSIDAD Y CREATIVIDAD

Ser capaces de permanecer abiertos/as a lo que la vida nos puede presentar y dispuestos a seguir aprendiendo de las experiencias mantiene la mente viva y creativa para poder encontrar nuevos enfoques y soluciones a las nuevas situaciones que se nos planteen. Más que abrirse el reto sería poner conciencia para no cerrarse con los años pues nacemos naturalmente curiosos y creativos. Se trata, pues, de aprovechar estos ingredientes en favor de nuestro desarrollo personal.

3. AUTOCONOCIMIENTO

Si algo es clave en el proceso de autocoaching es la autoobservación y autoanálisis para conocernos a nosotros/as mismos/as, con nuestras fortalezas y debilidades, nuestras virtudes y nuestros defectos a fin de cultivar aquellos aspectos que más necesitamos para sentirnos seres plenos y equilibrados.

4. ACEPTAR LAS CRÍTICAS EXTERNAS 

Sin embargo, aceptar las críticas e integrarlas es uno de los pasos básicos para el desarrollo personal. Aceptar las críticas no significa estar de acuerdo con las mismas sino tener la capacidad de escucharlas empáticamente para comprenderlas e integrarlas en nuestros esquemas. Y cuanto menos seguros/as estemos internamente, más vulnerables seremos a la crítica. De forma que el reto es fortalecer nuestra autoconfianza y aprovechar las críticas externas para reflexionar sobre si es necesario o no modificar algunas de nuestras conductas.

5. SUPERAR LOS BLOQUEOS

Todos/as cargamos con barreras mentales y emocionales que nos impiden completar nuestro desarrollo y alcanzar una verdadera madurez. En relación a los bloqueos se trata de saber cómo y qué queremos cambiar teniendo en cuenta que principalmente es el miedo al cambio el que impide superar los bloqueos. Para superar los bloqueos primero hay que hacerlos conscientes (reconocerlos) y planificar un proceso de cambio (lento, en base a objetivos concretos y cercanos) asumiendo la responsabilidad personal de los propios sentimientos y actos.

  1. ACEPTAR LA DIVERSIDAD, TOLERANCIA

Las personas con un alto nivel de madurez personal integran cualquier opción social, étnica, cultural o religiosa, valorando las diferentes formas que el humano tiene de ver la vida, aunque no coincida con los propios valores.  

7. INVOCAR A LA UTOPÍA

Invocar a la utopía ha sido y sigue siendo el elemento inspirador para cualquier proyecto de desarrollo y mejora, ya sea personal o social. Vivimos dominados por la cultura de lo eficaz, de lo pragmático, de lo verificable,… se valoran por encima de todo los individuos “realistas”, “con los pies en el suelo”. Sin embargo, el desarrollo personal es algo que no existe aquí y ahora, sino que está como objetivo, como inspiración de algo nuevo que puede existir.

Este es el planteamiento del entrañable: Cuento del gusano que quería besar a la flor.

Termino este artículo compartiendo una reflexión que me hice hace algo más de una semana, en medio de un momento de crisis, y que me sirvió para reconectarme de nuevo a mí y a la vida con confianza y apertura.

“No encadenes tu alma al sufrimiento pues su Naturaleza es el Amor”

 

Por | 2017-11-20T16:09:28+00:00 noviembre 20th, 2017|Blog, Uncategorized|Sin comentarios

Deje su comentario